La creación, en especial la poética, debe ser anónima y grupal, intuitiva, espontánea, lúdica y en lo posible automática. De hecho, bajo la influencia de sustancias que induzcan estados de semiinconsciencia o experiencias hipnóticas.

miércoles, 12 de octubre de 2011